viernes, 1 de abril de 2011

Cómo ordeñar a tus gobernados cuando eres un gobernador.

Cuando eres gobernador de un estado, tienes un mundo de posibilidades para robar. 
Aquí algunas opciones:

1 Planeación. Como el góber por dónde pasarán las vías de comunicación, traza una nueva avenida por una zona x que nadie pela, compra (mediante prestanombres, obvio) los terrenos a 3 pesos, construye la avenida, le pone alumbrado público, servicios, un poquito de promoción y voilá! los terrenos subieron su plusvalía y ahora cuestan 1000 pesos. Para gobers más emprendedores, se recomienda asociarse para construir a los lados de la nueva avenida Centros Comerciales Pedorrones para obligar a la gente a transitar por ahí. ¿De dónde salió la lana para hacer todo eso? De tus impuestos, pendej*.

2 Constructoras. Prácticamente no hay constructora de obra pública que no tenga bisnes bajo el agua con el góber en turno. Claro, NUNCA lo hacen directamente, es a través de representantes, como Bejarano hacía negocios para el Peje. El truco es: la constructora cobra 100, la obra le sale en 40 y nos dividimos 30 pa´ti y 30 pa´mi. Por eso tenemos calles, carreteras, puentes, escuelas y demás obras cayéndose de malhechas, pero los dueños de la constructora y el góber y sus secuaces viviendo en mansiones. ¿De dónde salió la lana para construir? De tus impuestos, pendej*.
3 Drogas, drogas, drogas. Easy money. Ponen a un grupo de campesinos a sembrar mota. La cosechan. La mandan a EU en vehículos o aviones oficiales o la ponen a la venta en el mercado local. ¿Cuánto dinero se gana de eso? Carretadas. Y lo mejor: ESE DINERO NO PASA POR LA CUENTA PUBLICA, por lo que es indetectable. ¿No les parece raro que el ejército cuide celosamente ciertos plantíos de mariguana y en cambio otros los quema, persigue a los productores y los mata? Creo que ya hilaron la idea.
El góber guarda el dinero de las drogas en cajas, las cuales se apilan en bodegas fuertemente resguardadas. Con ese dinero puede: pagar grupos de choque como los Panchos Villas o Antorcha Campesina, comprar votos en una elección complicada, comprar a adversarios para que se dejen ganar puestos de elección, chayotear periodistas incómodos, generar "movimientos sociales" para montar teatros contra sus enemigos (¿de dónde creen que salió el PT y Convergencia?), sobornar a quien se le antoje y mucho más.

Hay un estado vecino al DF cuyo enorme poder proviene de esas bodegas repletas de cajas de a cinco. ¿Cinco qué: kilos, chiles, cebollas? Noooo, de 5 millones de dólares cada una. 
Yo sé de un excandidato a un rico municipio de ese estado que iba ganando en las encuestas. Unos dias antes de la elección, los representantes del gobierno se reunieron con él, charlaron, al día siguiente le dejaron su caja en la comodidad de su hogar. El tipo este se dejó perder la elección, hizo su gran actuación de derrotado, no pagó ninguna cuenta de la campaña ¡y encima le dieron un puestazo en el gobierno federal! Al final ellos, de tus impuestos, recuperarán esos 5 millones. Negocio redondo.
Me encantaría tener las pruebas, pero estos caborones se cubren muy bien para no dejar rastro de sus hechos, aunque hay testigos que ven el proceso y terminan diciéndoselo a reporteros como el que esto escribe, frustrados, traumados, molestos por haber participado de las raterías de estos ladrones.

Volviendo al tema del narcogobierno: para un gobernador es muy bueno producir drogas, pues además de la lanísima que se lleva, mantiene atarantado a su pueblo, sobre todo a los jóvenes que, ocupados fumando mota todo el día o recuperándose del rush de la noche anterior, no piensan en las jodidas condiciones de vida que su gobernante mantiene, y así no le exigen, no cuestionan, están dormidos o medio muertos (pero eso si: financiando las drogas del gober, son muy buenos pagadores... porque si no pagan, ¡los matan!).

El problema de este método es cuando los campesinos se dan cuenta de la lanísima que se gana con sus plantitas, algunos se independizan y le hacen la competencia al gobierno. Shet. Es entonces cuando los declaran "cárteles" y les echan la fuerza pública encima, para aniquilarlos.
También suele suceder que cuando un gobernador narco se va, el sucesor se apendeja y los cárteles rivales entran rápido y le plantan cara. Matan policías, asustan a la gente, etc. Repito, si el gobernador nuevo titubea, ya bailó Bertha las calmadas. Los nuevos narcos se apoderan de la zona.
Pregunten en Colima o Nuevo León cómo es este proceso. :S
No son blancas palomitas, ambos, gobierno y cárteles, se traen ese jueguito enfermo donde los perdedores somos los pobladores ingenuos (principalmente los adictos) que con su dinero financian los balazos que un día les pueden tocar. Nuevamente, la lana sale de ti, pendej*.

4 Sobornos. El gobierno tiene el control de lo que pasa y no pasa en un Estado. Si tu quieres hacer algo que no está permitido o deseas quedarte con esa bonita licitación que te dará a ganar unos cuentos millones, pues le sueltas un cañonazo de unos cuantos cientos de miles al funcionario que debe aprobar esa licitación. Hay muchos candados ahora para que eso no suceda, pero cada candado tiene su llavecita, y todo funcionario su precio tatuado en la frente. Este método es muy antiguo, y por lo rasteable que es, pocos góbers lo prefieren, dejando este negocio a sus subalternos. De vez en cuando uno cae (como el idiota en la CFE que pidió yates y un Ferrari a cambio de otorgar contratos a unas empresas gringas. Asshole!) En este caso la lana no sale de ti, ni de tus impuestos... pero tarde o temprano LA PAGAS, cuando la empresa transa cobra por sus servicios a precios exageradamente altos (¿se han puesto a pensar por qué es tan cara la telefonía celular en este país? Entre otras razones, hay muuuchos sobornos que pagar, amiguitos... )

La cuestión aquí no es salir quejándonos y mentando madres del gobierno. No. Estamos así porque lo hemos permitido. No sabemos pedir transparencia en las cuentas públicas, no exigimos que pongan cada centavo, clip, tachuela y lápiz que se gastan en páginas de internet de libre acceso. Peor aún, hemos PARTICIPADO de ese proceso, cada vez que damos un cochupo por obtener un uso de suelo, un permiso de construcción o simplemente una mordida al agente de tránsito.
La opción es NO PARTICIPAR DEL SISTEMA. Nada. No pagar impuestos, ni sobornos, ni extorsiones, ni chayotes ni nada; pero eso implica tampoco participar del sistema (porque si no pagas impuestos pero te quejas porque no tienes calles pavimentadas, pues ¡eres un incongruente!). Si alguien decide no pagar impuestos para que su dinero no apoye las actividades turbias del gobernador, pues puede irse a vivir a un pueblito alejado de las ciudades. O si tu no quieres mantener al narcotráfico que termina asesinando a tus amigos o familiares, pues ¡deja de comprar mota o químicos! Si, eso implica que deberás buscar tu escape de la realidad por otros medios, como el yoga, ejercicio o qué se yo, pero deja de apoyar al sistema que te atrofia el cerebro.

Si no quieres el sistema, salte de él. Pero asume la responsabilidad de hacerlo, las consecuencias, prepárate para dejar de vivir desde la cómoda incomodidad de la sociedad y comienza a vivir generando tus propios recursos, por tus propios medios. No es imposible, mucha gente lo hace, sólo échale imaginación, lánzate a un lugar lejos del sistema (cuyo rango de influencia mayor son las grandes ciudades) y trabaja por internet o haciendo algo localmente.

Está cabrón, ¿verdad? ¡Pues claro que está cabrón! El  sistema no se va a corregir ya, está viciado, las revoluciones armadas sólo sirven para cambiar a los que operan el sistema y el pueblo sigue manteniéndolo. Hay que salir de ese círculo, creando una nueva forma de vivir. ¿Hay más propuestas?
Saludos,
Ed.

2 comentarios:

  1. el típico megapuente monumental, el clásico "desarrollo comercial mas grande de Latinoamérica", la sobada inversión en infraestructura, son claros ejemplos... y de mientras nos dan atole con el dedo...

    ResponderEliminar
  2. ah, si y el negociazazo que es la droga...

    perdón por el doble post

    ResponderEliminar